Ho´oponopono – introducción
14 junio 2022
Ser espiritual en tu vida cotidiana
31 julio 2022

El objetivo de esto es unirnos a nuestra fuente primordial interna de calma y vitalidad que nos une al cosmos, es una energía infinita de la cual siempre podremos disponer y que esto nos impregne en toda nuestra cotidianidad, nos haga actuar de mejor manera, tener buena disposición a la vez tener la mente despejada y mantener el buen juicio. Aquí no pretendo que seamos conformistas y pasivos, sino que esto nos ayude para la realización de nuestras actividades diarias, nuestro trabajo, estudios, relaciones con otros, estando despiertos en nuestra fe, nuestra creencia interna.

Hay diversas formas de meditación algunas más masificadas, aunque puedes crear tu propio método. Lo importante es lograr sentirte neutro, o lleno de bendiciones, amor, gratitud, salud, centrado y equilibrado. Enfocándote en tu respiración, latidos, inspiración, o sin ningún objetivo particular solo estar en paz en ese momento.

VACIAR LA MENTE

Tal vez no podamos vaciar la mente literalmente al 100 por ciento porque siempre estamos pensando consciente o inconscientemente, lo que si podemos es tratar darnos claridad, disminuir la cantidad de ideas que nos llegan a la cabeza decidiendo que estos pensamientos no los quieres tener, porque te hacen estar negativo, son juicios inútiles, críticas destructivas, no te dejan actuar. Así lograr apaciguar nuestro ser interior que por algún motivo X te sientes inquieto, perturbado, angustiado, preocupado, nervioso, impaciente, con miedo, sin esperanza, señales de que necesitas meditar e ir a tu centro para recuperar tu poder, verdadero yo.
Puedes buscar un lugar acogedor y personal donde estar, tomar una postura cómoda para permanecer así durante un tiempo acostado o sentado como prefieras, o de otra forma puedes hacerlo mientras trabajas, mientras realizas alguna actividad diaria, mientras caminas, mientras te mueves; en realidad no importa el contexto sino la conexión que puedas lograr con tu divinidad. Mi idea de meditar es conectar cuerpo, mente y corazón para llegar a tu esencia como ser espiritual.

– También es importante estar bien hidratados, satisfechos con la alimentación adecuada para sentirte
cómodo y liviano a nivel corporal.

– Lo clave es saber que quieres conseguir al realizar esto, tener una intención hacia donde dirigir tu concentración.

– Puedes pedir al universo o a tus maestros que te den los dones necesarios, que te brinden ayuda, que tu cuerpo sea el instrumento por el cual la luz se haga presente.

Ser observadores del momento. ¿Que siento en mi cuerpo, que ideas tengo en este momento?
Céntrate en tu postura, mantener una buena respiración, tu actitud.

– Todo lo que buscas está en ti, el amor nace dentro de ti, como una flor de loto que se abre. ¿Qué sensación o sentimiento percibo en mi interior?

Controlar y silenciar los pensamientos. Aprender a administrar tus ideas, muchas veces nos llegan ideas que ni siquiera imaginamos o pedimos que nos interfieren, nos distraen de lo que estamos realizando, entonces si no te armoniza, aquello no es lo que quieres pensar, elimina esas ideas, decide conscientemente abandonar estas ideas. Sin juzgar, sin comparar, no auto criticarse; libera los rencores, los temores. Evita pensar en términos de bien o mal, evita pensar en perfección, o en errores. Acepta tu realidad, luego podrás acomodar lo que no es armonioso y positivo; acéptate. Solo piensa en vibración, amor, energías luminosas que te rodean. Mereces recuperar esa fuente, ese sol interno, eres más de lo que te etiquetan, tu ser traspasa la materia y el tiempo. Que esta energía ayude a reparar lo que quieras sanar, atraiga lo positivo.

Visualiza con los ojos cerrados. Trata de imaginar una luz, un sol, una galaxia, una flor abriendo sus pétalos, un aleteo, una gota de agua que cae, colores agradables, un paisaje, sino puedes visualizar algo, entonces trata de ver un cuadro que va cambiando, formas y colores iridiscentes, latidos del corazón, pulsos que llegan a todos los rincones. Imagina una energía violeta, celeste o blanca brillante, lechosa, en movimiento. envuélvete con un aura de luz pura y sutil, un abrazo reconfortante. Envuelve a tus seres queridos o a quienes aprecias, ilumina tu entorno, tu hogar, tu trabajo. Envía esta energía hacia donde estimes que es necesario ya que puede ser sanadora.
Céntrate en una emoción o percepción agradable, siente la tranquilidad, la unidad, el apoyo, el amor que te rodea, que todo lo necesario ya está en tus manos o llegará.

Una señal de que estás haciéndolo bien es sentirte recargado, animoso, amado, optimista, de buen humor, emotivo, dichoso, más atento y receptivo, más agradecido, capaz actuar, crear, construir, de enfrentar la vida y sus desafíos, con la mente clara para discernir entre lo beneficioso y lo perjudicial que aparece en tu vida, con criterio para identificar cuando algo no es correcto y poner orden, defender aquello que aprecias y que es verdadero.

A medida que vayas poniéndolo en práctica, notaras mejoría en tu ánimo y que las cosas van fluyendo, van funcionando y que tu estás más consciente, atento, poco a poco irás adquiriendo este aprendizaje e interiorizándolo.

Espero que te haya servido de algo mi visión.
0
    0
    Su Compra
    Su Carrito está VacíoVolver a la Tienda